Ocho Horas... 06:15

| 14 febrero 2010
‘Qué pronto, o tarde, según se mire…’ reflexionas. 
Que coño. Qué pronto. Aunque el sol no había despuntado aun, no falta ya mucho para ello. Mecánicamente has parado la alarma, como todas las mañanas, y poco a poco vas despertando mientras subes la persiana para comprobar el tiempo. Ayer leíste que las nubes y el frío serán los que manden, y no te sorprende por ello ver el parque helado.

‘…Va a ser pronto, es viernes. Anoche llegaste tarde, las cañitas pasan factura y ya estás mayor para tanto trote, ¡menos mal que mañana ya es sábado!’ piensas, con la mirada perdida en el paisaje. ‘Parece que toca abrigarse otra vez, aunque sea de aquí al coche…’ con esta idea te descubres mirando al cielo, a las estrellas –como mecheros en un concierto– que se dejan ver entre las nubes. Algo que notas por el rabillo del ojo te llama la atención. Es el reloj. Acaba de cambiar de minuto.

0 comentarios: